Cargando...

Esta web utiliza cookies de terceros. Si sigues navegando por nuestra web, aceptas nuestra política de cookies. |  ENTENDIDO  | + INFO |

Biografia

LA PELOPONY, A FONDO

Bailarina, cantante, compositora y cualquier cosa que se proponga, Yolanda Gallardo hizo del famoso tema de Britney Spears “¿Quieres algo? trabaja, zorra” –You want a …? You better work bitch- su filosofía de vida, mucho antes de que estas palabras fuesen publicadas por la que es una de sus inspiraciones.

Nacida en Sabadell, Yolanda, a la que conocemos por su nombre artístico La Pelopony, se mostró desde pequeña como un diamante en bruto. Artista por definición, trabajó en distintos locales demostrando que uno de sus fuertes era el baile, no solo como gogó, sino como bailarina de pole dance, disciplina en la que destacó y por la que obtuvo una gran demandada por parte de muchos locales al demostrar ser una de las mejores de esa especialidad.

Pero no era suficiente. Se le quedaba pequeño, aunque ella ni se diese cuenta. Y es tras una ruptura sentimental, ocurrida en 2010, cuando La Pelopony sufre una catarsis, necesaria en la vida de cualquier gran artista, y decide volcarse de pleno en la música. Un proyecto costoso, duro y difícil. Un proyecto que podía estar condenado al fracaso. Un proyecto que obtuvo críticas negativas por su dificultad a la hora de funcionar. Pero la rendición no forma parte del vocabulario de nuestra catalana.

Conoce al productor Marc Martín y le habla de sus deseos de hacer música pop en español, inspirada en sus ídolos musicales (Lady Gaga, Britney Spears, Pinkie Pie…). Una idea que impacta al productor quien, basado en su experiencia profesional, le advierte de que algo así no podría tener éxito en España. Pero sin riesgo no hay gloria, y La Pelopony decide seguir adelante. Marc Martín le muestra unas asombrosas bases musicales y es entonces cuando ella decide que quiere escribir sus propias letras. Plasmar su fuerza. Sus sentimientos. Su ilusión.

Luchó. Luchó como llevaba haciendo toda su vida, hasta que consiguió lo que quería. Y una vez conseguido, hizo un más difícil todavía, y decidió que no sólo iba a cantar, sino que iba a desnudarse en cada nota escribiendo sus propios temas. No sólo iba a hacer música, iba a hacerla exactamente como ella quería. Poco le importó retrasar su llegada al mundo de la música. Menos le importó el trabajo extra. Con veintisiete años, una dosis doble de talento y como testigo el 2013, “Sentir” vio la luz.

Y la dio.
Y esto, es sólo el principio.